Virgen María de Medjugorje -"Soy una Madre que los comprende.

Virgen María de Medjugorje -"Soy una Madre que los comprende.
He vivido su vida y he experimentado sus sufrimientos y alegrías.Ustedes que viven el dolor, comprenden mi dolor y sufrimiento por aquellos hijos míos que no permiten que los ilumine la luz de mi Hijo, por mis hijos que viven en la oscuridad. Por eso los necesito a ustedes, a ustedes que han sido iluminados por la luz y que han comprendido la verdad. Mensaje 21-1-2014- www.centromedjugorje.org

1 de noviembre de 2014

* Voy a seguir CREYENDO

Fuente Foto: http://www.adme.ru/
VOY A SEGUIR CREYENDO...

Voy a seguir creyendo, 
aún cuando la gente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando amor, 
aunque otros siembren odio.
Voy a seguir construyendo, 
aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de Paz, 
aún en medio de una guerra.
Voy a seguir iluminando, 
aún en medio de la oscuridad.
Y seguiré sembrando, 
aunque otros pisen la cosecha.
Y seguiré gritando, 
aún cuando otros callen.... 
.
Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra.
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.
Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha.
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas.
Inventaré a caminar al que decidió quedarse y levantaré los brazos, a los que se han rendido.
Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño que nos mirará, esperanzado, esperando algo de nosotros,
y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol
y en medio del desierto crecerá una planta.
Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza.
Pero... si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un beso un abrazo o regálame una sonrisa, con eso será suficiente, seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.
Solo un gesto tuyo hará que vuelva a mi camino. Nunca lo olvides........

MARCELA OPAZO CASTRO.

* 40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo

Fuente Foto:http://www.adme.ru/ 
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo 
El Poder Interior del Padre Lauro Trevisan 

Del maravilloso libro del Padre Lauro Trevisan, he aquí una guía de
40 días dividida en cuatro etapas para sanar tu mente, tu alma y tu
cuerpo, llegando así a esa ansiada paz y felicidad que todos buscamos
y que está justamente en el lugar más cercano a nosotros, nuestro interior.

Como siempre, mi intención es únicamente compartir con ustedes en
esta recopilación, algo de lo que considero enriquecedor y positivo
para el ser humano y todas aquellas cosas que he comprobado en mi 
propia experiencia que nos ayudan a ser mejores personas.

Recomendación: Lo más temprano posible lee el tema del día y déjate
impregnar por su contenido. Relájate, mantén tu mente en reposo y
recibe las fuerzas positivas que el
tema te irradiará. Vive la experiencia benéfica del mensaje. Repite
la lectura del tema varias veces a lo largo del día (te recomiendo
imprimirla) y permite que la acción del Espíritu Santo realice los
resultados deseados. No pongas obstáculos de duda, de descreimiento,
de desánimo, de pesimismo y de miedo.

Cree en el milagro de tu redención. Camina firme en esa dirección. A
la noche, al acostarte, continúa esa caminata benéfica y duérmete con
la mente iluminada, radiante,vibrante, renacida. Solo trabaja en la
idea de cada día, no importa el día que empieces, sólo sigue la
secuencia.

Te invito a vivir la experiencia de la comprobación. 
I Etapa: Liberación de la Mente 
II Etapa: Liberación del Corazón 
III Etapa: Salud para el Cuerpo 
IV Etapa: Mente Iluminada, Cuerpo Iluminado 

1
I Etapa: Liberación de la Mente 

En la primera etapa, recorrerás los caminos de la mente,
purificándola, abriéndola de par en par, para que la Luz Divina la
alcance totalmente. En estos diez días tú te liberarás, acabarás con
los complejos, con los sentimientos de culpa, con los miedos, con las
preocupaciones, con los traumas, con los problemas, con los
nerviosismos, con la depresión y con los errores y pecados.
Mi liberación mental 
Liberación de los complejos 
Liberación del sentimiento de culpa 
Liberación de los miedos 
Liberación de las preocupaciones 
Liberación de los traumas 
Liberación de los problemas 
Liberación de los nerviosismos 
Liberación de la depresión 
Liberación de los errores y pecados 


Día 1-Mi liberación mental 
Hoy comienzo la caminata maravillosa de mi liberación.
Una lluvia divina lava mi mente, mi corazón y mi cuerpo. Saldré de
este desierto, saludable, perfecto, iluminado, lleno de amor y feliz.
El fuego infinito quema las impurezas y los males que se acumularon
en mí durante tantos años. El agua del Jordán divino me lava y me
hace renacer.
Soy una nueva vida que comienza. Entro en este desierto de paz y de
alegría como quien quiere descargar todo el peso y sentirse liviano
como las nubes del cielo.
Me acuesto sobre el manto de Dios y dejo que el sueño divino borre
todo mi pasado negativo.
Deseo ardientemente mi liberación total.
Nadie es culpable de mi situación y de mi pasado. Soy yo quien hago
mi vida y nadie más. Soy yo, también, quien comienza una nueva vida
a partir de ahora, una vida límpida, cristalina, saludable y libre.
Conmemoro aquí mi liberación. Bendigo este día.
Soy libre y leve. Libre y leve.

Día 2 -Liberación de los complejos 
En este día, desato de mí todos los complejos, porque ellos son mi
prisión. No me dejan ser yo mismo. Los complejos son la máscara que
tapa la verdadera fisonomía divina que existe en mí.
Desde ayer, el agua divina lavó mi mente consciente y subconsciente.
Ahora, dejo que el chorro divino lave todos mis complejos...

2
Me siento, desde ya, libre, fuerte, alegre, agradable, simpático, 
atrayente, bien querido, inteligente, exitoso, elegante, 
comunicativo, calmo. 
Mi voz es linda y agradable. Me miro en el espejo y me digo: ¡Cómo me
gusta esta criatura maravillosa que soy yo! Me gusta mi rostro, me
gusta mi cuerpo, me gusta mi voz. Mis ojos son límpidos, serenos y
luminosos.
Mi pasado negativo no existe más. Hoy es un lindo día más de
liberación interior y exterior.
Porque me gusto, todos gustan de mí. Yo soy el universo. Lo que yo
soy, el universo es. Si yo me considero agradable, el universo me
considera agradable, porque el universo piensa lo que yo pienso.
Ahora me siento liberado. Mi mente está límpida como la fuente
cristalina de las montañas.
Mi mente subconsciente está clara como el sol de la mañana. ¡Ah, qué
lindo día éste!
Camino lleno de paz, y engrandecido, por los caminos alegres de esta
jornada espiritual.
Límpido como la fuente de las montañas. Como la fuente transparente
de las montañas...

Día 3 -Liberación del sentimiento de culpa 
En este instante, descanso mi mente, mi cuerpo y mi corazón. Me
recuesto sobre el verde follaje de la campiña infinita. Me calmo.
Dejo que la voz de mi interior me hable de culpas. Por última vez.
Sí, ésta es la última vez que el remordimiento hablará dentro de mí.
Porque esta voz es mala,
tirana, sólo quiere perseguirme para perturbarme. "Qué idiota fui al
permanecer todo el día escuchando esta voz destructora, que busca
empujar el pasado por sobre mí."
Pero, ahora, por el Poder Infinito en mí, en nombre de Dios, yo te
ordeno:¡cállate para siempre!
Entérate de que yo ya me perdoné todo y, si yo me perdoné, Dios me
perdonó porque Dios está en mí. Perdoné a todos y todos me
perdonaron.
Extiendo la mano al mundo entero en un gesto de paz y de amor. Estoy
limpio. La Luz Divina ilumina mi mente y donde hay Luz no puede
haber tinieblas. Entierro el pasado negativo.
Una nueva vida brilla en mí. El agua se purificó y se renovó. Renací
Todo nacer es límpido como la aurora. Esta es mi Verdad. Yo soy la
luz del amanecer. Esta luz hace brillar mi mente, mi cuerpo y mi
corazón, como los primeros rayos del sol hacen brillar las gotas
límpidas de rocío sobre las flores. Porque yo me perdoné, Dios me
perdonó. Esta es la verdad universal más linda.
Me bendigo, bendigo a cada ciudadano del mundo, bendigo la
naturaleza. He aquí que ahora estoy en comunión divina con el
universo.

3
Y la paz infinita me envuelve. Una profunda alegría baila en mi
interior. Es mi corazón que está danzando el vals de Dios.

Día 4 -Liberación de los miedos 
¡Retírate, Satanás!
Tomo una antorcha de Luz Divina y entro con coraje dentro de las
cavernas de mi mente, donde se esconden los pequeños monstruos de
los miedos.
Enfrento, con coraje y en nombre de Dios, los demonios de los miedos
y los expulso porque ellos son mi tortura en la vida. No existen en
la realidad, pero existen en la mente y quieren dominarme. Los miedos
son unas mentiras que quiere pasar por verdad, son fantasmas
ilusorios que quieren hacerse reales. Pero no me engañan más.
En este estado de iluminación interior en que me encuentro, los veo
claramente a través de la antorcha divina y me doy cuenta de que no
son más que sombras atemorizadoras en mi mente. Sombras nada más.
Solamente sombras, así como los demonios no son más que sombras del
mal. Donde hay Luz, no existe la sombra. Donde hay Dios, hay Luz,
solamente Luz.
Que atrasado era cuando me dejaba conducir por las sombras de esos
monstruos imaginarios. La sombra no tiene vida, no hace mal, no
actúa, no tiene poder. Solamente asusta.
Ahora la Luz brilló en mi mente y las sombras se disiparon. Los
miedos se fueron.
"Nadie se valdrá de ti para hacerte mal." Esta es la verdad de la
Biblia que acato como mi Ley Suprema. Porque Dios está en mí y yo y
Dios somos el Poder Infinito, somos la Roca Indestructible, contra
la cual no podrá nada ni nadie.
De día y de noche soy protegido por Dios. En casa y fuera de casa soy
protegido divinamente.
Hoy, mañana y siempre, soy protegido divinamente. Es simplemente
imposible que algo pueda perjudicarme. ¡Ah, qué desahogado y libre me
siento!
Parezco alguien que fue sacado de un atolladero. Estoy leve y
liberado.
¡Qué maravilla! ¡Qué día bendito éste! ¡Infinitamente bendito! Me
libre de una carga pesada, que tanto me perturbaba.
¡Soy feliz, muy feliz!
Mi mente está toda iluminada por la Luz Divina y sigo en paz, por
cualquier camino, en cualquier momento, en cualquier circunstancia,
con el coraje y la esperanza del hijo de Dios invencible. Invencible.

Día 5 -Liberación de las preocupaciones 
Hoy me desligo de las preocupaciones porque reconoceré esta verdad:
todo lo que yo deseo viene a mí. Si yo tengo un Poder Infinito, por
el cual todo lo que deseo viene a mí, ¿por qué he de preocuparme?

4
Ahora entiendo la profundidad del mensaje de Jesús: "No os preocupéis
con lo que habéis de comer y con lo que habéis de vestir... No os
preocupéis por el día de mañana... Si vosotros, a pesar de ser
malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más vuestro
Padre que está en los Cielos no dará cosas buenas a los que las
pidieren". (Mt. 7, 7-12.)
De acuerdo con lo que afirmó Jesús, la preocupación no tiene sentido.
El Padre, que está en la profundidad de mi subconsciente, me dará
todo lo que le pida, en cualquier tiempo y lugar, por lo tanto la
preocupación no pasa de ser una tontería.
De aquí en adelante me ocuparé de los asuntos de cada día. Pero no me
voy a preocupar, es decir, no voy a torturar mi mente antes de
actuar, porque así estaré gastando energía sin sentido. Reservo las
energías para la hora de actuar.
Estoy siempre calmo y despreocupado."Vuestro Padre, que está en los
Cielos de la mente, todo proveerá.
He aquí mi fuente infinita, que todo me provee, que todo resuelve,
que todo soluciona, que todo me da. Esto hace que esté totalmente
despreocupado. El Padre, que está en mí, siempre me escucha.
Entonces, ¿por qué preocuparme?
Me libero definitivamente de todas las preocupaciones. De todas. Aun
de aquellas cuya solución no veo delante de mí. Sé que para todo hay
solución y sé que, si mi mente consciente no encuentra solución, mi
mente subconsciente, en cuyo interior está el Padre, tiene la
solución. Es por ello que el Maestro Jesús enseñaba que "todo es
posible".
Asumo esta verdad con uñas y dientes."Pedid y recibiréis", ésta es mi
Ley.
De aquí en adelante soy el ser más despreocupado de este mundo.
Todos admirarán mi actitud mental calma, aliviada, agradable, sin nubes, límpida y confiada. Llevo conmigo el gran secreto de la despreocupación.
A la noche, me duermo tranquilo, como un bienaventurado, porque mi mente está libre y despreocupada.
A la mañana, despierto alegre y sonriente, porque mi mente está límpida y despreocupada.
¡Qué linda verdad descubrí hoy!
Ahora sí puedo vivir la vida plenamente. Plenamente.

Día 6 -Liberación de los traumas 
Ahora calmo mi mente.
Siento un suave adormecimiento en mi cuerpo. Me dejo llevar hacia adentro de mí mismo.
Estoy navegando lentamente por las aguas profundas de mi ser.
Navegando... Lentamente... Descendiendo más y más... Cada vez que mi barco choca con un obstáculo es un trauma endurecido y envejecido que existe dentro de mí...

5
Aunque las aguas de la vida cubran esas rocas, aun así, cuando mi
barco pasa, choca, sufre un violento impacto, que repercute aquí afuera en la mente consciente.
Aprovecho este viaje para destruir, con la dinamita del Poder Divino,
todas las rocas de mis aflicciones, timidez, miedos, temores, complejos, negativismos...
Ahora las aguas están limpias y no hay traumas dentro de mí.
Continúo navegando por las aguas de la adolescencia... de la infancia... del útero materno... y veo que yo soy la Perfección... que el primer origen es Dios... "Hagámoste a Nuestra imagen y
semejanza"...
Mi vida ahora es un lago sereno, límpido, dorado iluminado, profundo.
Grabo en mí esta imagen verdadera. Yo soy, en mi verdadero yo, la perfección divina.
No soy más el pasado. Hice estallar y destruí las rocas negativas.
Mi subconsciente ahora es límpido, cristalino, puro. Me rehúso a aceptar cualquier sensación incómoda, mortificadora, porque el pasado ya no existe más en mí. Determino que sólo tengan lugar en mí sensaciones, sentimientos e imágenes positivos.
Estoy liberado. Liberado.
Lo voz poderosa de mi Espíritu declara: Yo soy perfecto, sano y poderoso.
En mi corazón sólo existen imágenes de amor; en mi mente sólo existen imágenes positivas;
en mi cuerpo sólo existen imágenes de salud.
Sigo hacia adelante con coraje, con decisión, con serenidad y con la fuerza del vencedor.
Yo soy el presente.
Y mi presente es alegre, saludable, límpido, vigoroso, fuerte,
decidido, optimista, positivo e iluminado.
Positivo e iluminado.

Día 7 -Liberación de los Problemas 
Hoy me siento liberado, sin miedos sin traumas, sin complejos y sin preocupaciones. 
Ahora empiezo a analizar mis problemas.
Siempre pienso y les digo a los otros que están llenos de problemas.
Sin embargo, en este momento, me sitúo a distancia de mis problemas y comienzo a analizarlos.

¿Dónde están? ¿En casa? ¿En el trabajo? ¿En el matrimonio? ¿En mi
relación con los otros? ¿En los estudios? ¿En la situación
financiera? ¿En el cuerpo? ¿En el banco?
¿En los pagarés? ¿En las facturas? ¿En la labranza? ¿En la cría de
ganado? ¿En el amor?
¿Están dentro o fuera de mí?
Si están fuera de mí, no hay por qué vivirlos dentro de mí. Lo que es
de afuera, que quede afuera.
Si están dentro de mí, ¿por qué los atribuyo a los otros, a las
situaciones, a los hechos?

6
Ahora noto que, si dejo de verlos como problemas y los veo como
hechos, dejarán de ser problemas.
En verdad, el problema es creado en mi mente y sólo existe dentro de
mi mente. Entonces, ¿por qué los creo? ¿Para qué? ¿Eso en qué me
ayuda? En nada. Sólo me perturba, me confunde, me quita la paz. De
aquí en adelante, arrojo fuera todos los problemas.
Todos. No tengo ni tendré ningún problema más.
El Poder Divino, que existe en mí, hará beneficioso y positivo cada acto y hecho de mi vida.
Aun aquello que puede tener el rótulo de perjudicial se transformará en pasaje al éxito y a mi realización en la vida.
Estoy seguro de ello. Por lo tanto, no existe ningún problema más en mi vida.
Todo está ya resuelto a mi favor. Todas las cosas, aun las que en un
primer momento me parezcan oscuras, me traen beneficios y ventajas.
Por eso estoy en paz, aliviado y más liviano que una pluma.
Mi cuerpo también se está volviendo liviano, saludable, y mi sangre
está fluyendo llena de vitalidad. Toda la suerte del mundo está
conmigo. Soy una persona feliz. Y sin problemas.
Sin problemas.

Día 8 -Liberación de los Nerviosismos
Pongo ahora mi mente en reposo. Respiro profundamente varias veces y
siento que, en cada respiración, me vuelvo más y más tranquilo.
Respiro de nuevo y siento que el aire caliente de los pulmones está aliviando mis nervios.
Me siento suelto. Más suelto. Más suelto. Las tensiones se aflojan.
Me concentro aún más en la respiración. Me concentro ahora en mi
cuerpo: ¿cuáles son las partes más tensas? Aflojo aquí las tensiones de cada parte.
Me concentro en la mente. Estoy calmando este enjambre de abejas que
está zumbando en mi cabeza. Calmando más y más. Suelto ahora todas
las abejas de mi nerviosismo. Mi mente quedó en silencio. Siento el
silencio en mí mismo. No eran los nervios los culpables de mi
nerviosismo, y sí mis emociones negativas, mis pensamientos y sentimientos negativos.

Mis nervios, hasta hoy, cargaron con la
culpa, sin culpa. ¿Por qué me pongo nervioso? Cuando yo deseo un
mundo de cosas y no las tengo, me pongo nervioso; cuando deseo
ser de una manera y no lo soy, me pongo nervioso; cuando quiero que
los otros sean de una forma y no lo son, me pongo nervioso; cuando
alguien dice algo que no me gusta, me pongo nervioso;
cuando tengo muchas cosas que hacer y quiero hacer todo al mismo
tiempo, me pongo nervioso... En realidad soy yo quien está generando
esas aflicciones en la mente. No son los nervios los que me están
perturbando, soy yo que estoy perturbando los nervios.
Pero ahora veo claramente que, si es la mente la que produce el nerviosismo, la mente cura el nerviosismo. Deseo que la calma y la paz estén en mí.

7
Creo que el Poder Divino me hace llegar todo en el tiempo debido, por
eso me mantengo siempre tranquilo, confiado, positivo y despreocupado. 
Sé que la tierra -como decía el Maestro-pertenece a los tranquilos. 
"Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la
tierra." Este es mi día de serenidad.
Y mi serenidad me concede también el reino de los cielos.
Proclamo mi calma definitiva.
Por el poder de la palabra, determino: Hágase la calma en mí. Y la calma se hizo en mí. 
Aquí. Ahora. Y siempre, Siempre.

Día 9 -Liberación de la Depresión 
Hoy me liberaré de la depresión y de la tristeza, que son productos
deteriorados creados por mi mente; por lo tanto, no nacieron conmigo. 
Si yo pienso en las cosas buenas del pasado, que no tengo
ahora, me deprimo; si pienso en las cosas buenas que deseo para mí y no las tengo ahora,me deprimo.
Ese choque entre mi deseo y la realidad me pone triste. 
Pero ahora veo nítidamente que todo no es más que pensamiento, imaginación, recuerdos, ansiedades.
¿Por qué cultivar espinas en mi vida? Comenzaré a cultivar flores, solamente flores.
Plantaré flores en mi sendero y mi camino será florido y perfumado.
Pondré sol en mi oscuridad mental y la luz iluminará mi vida.
No es el mundo y no son los acontecimientos los que me harán feliz, alegre, eufórico,
sino la felicidad, la alegría y la euforia que existen en mi mente las que harán que el
mundo, los acontecimientos y las personas sean felices, alegres, eufóricos.
Ahora me siento liberado. 
Me sumerjo en el océano de la
alegría. Me sonrío a mi mismo.Sonrío a la vida y veo que la vida me
está sonriendo. Mi alegría no depende de nada ni de nadie.
El reino de los Cielos está en mi interior.
Si hoy estoy alegre y paso por una playa, el mar, el sol, las arenas son una explosión de alegría para mí; si hoy, por el contrario, estoy deprimido y paso por una playa, el mar, el sol, las arenas,
serán tristes, sin gracia, melancólicos, como yo.
Yo, por lo tanto, creo la alegría del mundo, creando mi alegría.
De ahora en adelante, me digo siempre: yo soy alegre.
Muy alegre. Mi alegría está iluminando mi mente, mi rostro y todo mi
cuerpo. Alegría. Alegría. Soy feliz.

Día 10 -Liberación de los Errores y Pecados 
Mis errores y pecados ya son cosas del pasado. Ahora sólo existen en
la mente. En verdad, sólo mi mente puede resucitar el pasado.
Cada vez que yo vuelvo a pensar en mis errores y a amargarme por causa de los pecados, los estoy renovando y recreando.
Crear el mal en la realidad física y crearlo en la mente, ¿qué diferencia hay?
No piense que llorando sus pecados estará haciendo algo bueno.
Estará, eso sí, recreando, en la mente, esos mismos pecados.

8
Perdonar significa renunciar. Arrepentirse significa cambiar de idea. 
El verdadero arrepentido es aquel que se perdona, es decir, que renuncia, que desecha sus errores y pecados, y entonces, cambia de pensamiento.
Al bandido clavado en la cruz, junto a Jesús, le bastó un sentimiento
bueno, de pena, de humanidad, de fe, de amor, de cariño, y Jesús, en
el mismo instante, sin inquirir sobre el pecado, le dijo: "Aun hoy,
estarás conmigo en el Paraíso".
Me libero ahora mismo de todos mis errores y pecados. Los echo
afuera y nunca más volveré a buscarlos con la mente.
Estoy liberado. 
Estoy perdonado. Por mí, por los otros y por Dios.
Cuando yo me perdono, Dios, que está en mí, también me perdona.
Visualizo, en este instante, en mí, un halo de paz y de amor.
Soy una persona buena, alegre, sana, límpida. 
Se produjo en mí el milagro de la paz.
El sol está brillando en mi mente.
Estoy reconciliado conmigo mismo. Veo la grandeza divina en mí.
La redención me transformó y yo nací hoy.
Este es el gran acontecimiento de mi vida.
Alegría, alegría...
Porque yo estaba perdido y fui reencontrado, estaba muerto y renací.
Renací.

II Etapa: Liberación del Corazón 

En la segunda etapa, usted acabará con el vacío insoportable del corazón, con la soledad, con el odio, con los fracasos en el amor, con el desamor, con los problemas sexuales, con el miedo de perder el
amor, con los complejos del corazón, con la incapacidad de perdonar y con el corazón duro y frío.

Ilumino mi corazón vacío 
Liberación del odio 
Liberación de la soledad 
Liberación de los fracasos de amor 
Liberación del desamor 
Liberación de los problemas sexuales 
Liberación del miedo a perder el amor 
Liberación de los complejos de amor 
Día del perdón 
Liberación de corazón frio 

9
Día 1 -Ilumino mi corazón vacío 

Estoy entrando con fe y amor en la segunda etapa de esta maravillosa
jornada de iluminación mental.
Hoy, yo miro hacia adentro de mi corazón: está vacío como un desierto árido.
Y esto me deja desolado, perdido, reseco interiormente.
La vida me parece sin gracia, fría, insulsa.
Este es el drama de mi corazón vacío.
Lo reconozco. Pero ahora abro
las puertas y ventanas de mi corazón para que el sol de la vida revitalice todo.
Dejo que la lluvia divina riegue y haga reverdecermi corazón. 
Planto flores, las flores de la alegría, de la paz, de la
felicidad, de la bondad, del buen entendimiento.
Creo en el medio de mi corazón el lago límpido y dorado del amor que
da un toque de belleza a mi paisaje interior.
Veo mi corazón cada vez más lindo. Sé que lo que creo en la mente,
así es Yo creé el paraíso en el corazón. Por eso estoy feliz.
Todos los días paseo por el jardín, entre las flores del corazón, y me siento feliz.
Mi imaginación es fuerza creadora. Como yo imagino el corazón, así es.
Entonces festejo mi propio milagro. Mi corazón es lindo.
Todas las personas también ven así a mi corazón, porque las puertas y ventanas están abiertas.
¡Qué maravillosa es la vida!
¡Qué maravilloso es mi corazón!
¡Qué maravilloso soy yo!

Día 2 -Liberación del Odio 
En este décimo tercer día de mi caminata en busca de la salud y de la iluminación,
quiero eliminar una fuerza destructora que existe en mí:
el odio.
Reconozco que toda la acción mental o física de destrucción siempre me destruye a mí en primer lugar. Es la Ley del Retorno.
Ahora descubro que mi odio nunca me trajo ventajas de ninguna especie y nunca me las traerá, porque el odio produce odio. 
Mientras que sólo el amor produce amor.
Yo recojo lo que siembro. Si yo siembro tempestades recojo destrucción.
Si yo hubiese meditado sobre las consecuencias del odio,
hace mucho tiempo que habría dejado de odiar.
Ahora entiendo por qué Jesús dijo a sus verdugos en la cruz:
"Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen".
Quien descubre que el odio siempre retorna a quien odia, nunca odiará.
Quien descubre que el amor siempre retorna a quien ama, siempre amará.
Aun a sus enemigos, como recomendaba sabiamente el Maestro.
Perdono ahora a mi corazón por el odio que produjo, trayéndome tantos resultados nefastos.

10
En este instante me siento más alegre que nunca, porque mi corazón
está entrando en el mundo maravilloso del amor. Amor. Amor. Amor.
Sólo amor. Mi corazón me ama. Yo amo a mi corazón.
Mi corazón está engrandecido: ahora ama a todas las personas, aun a aquellas que,
 enfermas mentalmente o desconocedoras de los efectos del odio, pretenden odiarme.
Pero nadie más conseguirá instalar el veneno del odio en mí.
Estoy inmunizado porque un círculo de amor infinito,
brillando en mí con la más elevada radiación, impide y destruye cualquier rayo de odio.
Hoy progresé mucho en la senda espiritual.
Me siento liberado, con las manos abiertas para todos, con una sonrisa sincera para todos,
con comprensión para todos Sean como fueren los otros, yo vivo lleno de amor, en paz,
ofreciendo la tienda caritativa de mi corazón a todas las personas.
Porque todos son parte de mí. Todo el amor que yo doy, retorna a mí.
Retorna a mí. Ahora mi corazón es un océano de amor en marea creciente.
Sí, en marea creciente...

Día 3 -Liberación de la soledad 
Contemplo hoy la soledad que me deprime. Mi corazón es solitario.
No tengo amor en la vida. Nadie me mira. Vivo solo. Esta es mi queja.
Ahora calmo mi mente, me relajo y comienzo a meditar:
¿qué es la soledad? ¿Es la falta de personas?
En ese caso, quien vive con otras personas no podría ser solitario; quien vive en medio de la multitud
de una ciudad no podría ser solitario; quien vive solo sería solitario.
Sin embargo, hay tanta gente sola que es feliz.
Conozco mucha.

¿Entonces, dónde reside mi soledad? ¿De qué está hecha? 
Percibo que sufro de soledad cuando no me siento bien en mi propia compañía,
es decir, cuando yo no me gusto.  Si yo me detesto, vivo en la más oscura soledad. Si yo me gusto, si me amo, si me quiero bien, entonces no soy solitario.
Cuando estoy bien conmigo mismo, entonces me siento muy bien en mi
propia compañía, y ahí no soy solitario.
A partir de ahora quiero gustarme mucho. En verdad, yo fui imaginado y creado por el mayor
Artista del mundo, por eso soy una fantástica obra de arte.
Adoro esta obra de arte que soy yo.
Yo tengo el don milagroso de continuar moldeando mi personalidad y mi vida porque el Artista Supremo aún está en mí y me hace todos los arreglos y agregados que yo juzgue necesarios. Mi imaginación es el pincel de Dios. Ahora que yo me veo tal como yo quiero ser, festejo
en mí a la persona alegre, agradable, bonita, feliz, inteligente, amorosa, comunicativa, atrayente, calma, sonriente, que yo deseo ser. Yo soy lo que pienso que soy. 
Como yo pienso que soy esta persona maravillosa, de corazón lindo, yo lo soy.
Está realizado el milagro en mí mismo. Ahora yo me gusto.
Dondequiera que esté me siento en excelente compañía, por eso me siento bien.
Hoy realicé el milagro de conseguir el mejor Amor para mí: yo mismo.

11

Yo mismo. Y como todo amor se expande, como el calor, estoy maravillado de ver tanta gente ahora a la que le gusto tanto.  A la que le gusto tanto. Como yo me gusto.

Día 4 -Liberación de los Fracasos en el Amor 
Calmo mi mente...Aquieto mi corazón...
Dejo que la paz infinita me envuelva...Ahora comienzo a caminar por los senderos de mi corazón.
Desde luego, veo piedras en el camino, piedras que lastiman mis pies.
Necesito sacar esas piedras del camino para que no me lastimen más.
Son las penas que me causaron las personas que más amé; penas profundas, tan difíciles de olvidar. Porque hice todo por esas personas.  ¿Por qué me lastimaron? ¿Por qué?
Está bien, ya perdoné, pero en realidad no olvidé. Cada vez que me
vienen a la mente, reabro la herida. Y eso no me deja en paz.
Necesito una solución. ¿Solución? Yo me pregunto: ¿aún estoy apenado
por mi estómago, porque hace cinco años tuve un fuerte dolor de
estómago? ¡Sería una idiotez! Entonces, ¿no soy un idiota en estar
apenado por algo que forma parte del pasado?
En verdad, quien está apenándome ahora soy yo, y no otra persona,
porque la pena es un sentimiento negativo que estúpidamente cultivo
en mi corazón. Pensándolo bien, sé que debo arrojar para siempre
todas mis penas. No son más que alfileres innecesarios que sólo
punzan mi corazón. Las arrojo una por una...
¿También aquella que más me dolió?
¿De aquella persona que no podía
haberme hecho eso?

También esa persona... porque ahora yo soy el que estoy maltratándome y ya no esa persona.
Me perdono a mí mismo, perdono a esa persona y a todos los demás.
Ahora sonrío relajado. La vida es mía, soy yo quien la hago y nadie
puede perturbarme, si yo no le doy poder.
No le doy poder negativo a nadie.
¡Ah, qué alivio! De ahora en adelante hago el bien por el placer que me da, sin preocuparme por la retribución de la persona, pues sé que existe un Poder Infinito que me trae de retorno la retribución
multiplicada. De hecho, por la Ley del Retorno, sé que todo el bien que yo hago y todo el amor que yo doy, retorna SIEMPRE a mí multiplicado, aunque la persona beneficiada lo haga o no.
El Pagador Oficial nunca falla. He ahí por qué Jesús enseñaba:
Haz el bien y no mires a quién. 
Mi corazón ahora está lavado, límpido, cristalino.
Siento mi corazón tan liviano... tan liviano...

Día 5 -Liberación del Desamor 
En este día continúo la caminata por la senda de mi corazón. Sé que la Presencia Infinita se manifestará de manera esplendorosa cuando todos los canales interiores estén desobstruidos.
Por eso ahora prosigo la caminata por el interior de mi corazón para liberarme del
desamor. Hasta ni sé por qué vivo tantos momentos de desamor...

12
¿Por qué será que a veces no amo a las personas? 
¿Por qué será que a 
veces siento desamor hasta por la naturaleza?... 
Y eso no es bueno 
porque me separa de la comunión universal... 
Me sumerjo más profundamente en mi corazón. Veo manchas negras como alquitrán.
Es el desamor por los animales... es mi maldad y maltrato hacia los animales,
sabiendo que todos los seres son criaturas de
Dios...
Ahora quiero entrar en comunión de amor con todo el universo.
Cada vez que miro una flor, un árbol, un arbusto, entro en comunión de
amor... Cada vez que veo un animal, aunque sea una serpiente, hago la
oración de la armonía universal...
Cada vez que veo una criatura humana, siento en mí la plegaria de la
fraternidad universal... Y no puedo dejar de amar a ninguna persona
sin dejar de amarme a mí mismo, pues todas las criaturas humanas son
parte de mí y forman conmigo el gran concierto universal.
En mí está la Fuente del Amor y yo nunca más enturbiaré esta Fuente
dorada.
Yo soy amor.
El universo es amor.
Dios es amor.
Yo soy, por lo tanto, el gran universo de amor.
El gran universo de amor...

Día 6 -Liberación de los problemas Sexuales 
Hoy me sumerjo aún más en los senderos de mi corazón...
Me sumerjo más y más... Siento la inquietud del sexo... ¿Por qué me perturbo?
¿Por qué creo complejos? ¡Sexo... maravilloso don de dios! ¡Sexo...
obra prima del Creador! ¡Sexo... idea genial de la Inteligencia
Infinita! Entonces, ¿dónde está el monstruo?
Apenas en mi mente y en mi corazón.
Hasta encuentro gracioso ahora cómo yo parecía Don Quijote luchando contra molinos de viento, como si fuesen un ejército en formación de batalla contra mí...
El mundo natural es el mundo de Dios.
Y todo lo que Dios creó es bueno. Limpio mi mente de todos los
pensamientos y sentimientos negativos sobre el sexo. Limpio de mi mente toda maldad.
Cualquier parte de mi cuerpo es obra de arte divina y mis órganos sexuales son tan lindos,
sanos y divinos como lo son mis ojos, mis labios, mis manos, mi rostro...
En este instante elevo mi mente hasta el Creador y contemplo extasiado las maravillas de la Creación.
Dios, después de crear el mundo y el hombre, descansó
el séptimo día y vio que todo era bueno. Que todo era bueno. Que todo era bueno.
Yo también, Padre Creador, veo, como Tú, que todo lo que creaste es bueno.
Mi corazón está límpido, sano, sin prejuicios.
Siempre que escuche la palabra sexo recordaré el mundo maravilloso y bueno creado por Dios.
Estoy liberado de traumas, complejos, tabúes y prejuicios del pasado.

13
Estoy liberado de imágenes y pensamientos perturbadores. Me siento
sereno y en paz. El mundo de Dios es bueno. Es bueno. Muy bueno.

Día 7 -Liberación del miedo a perder el amor 
Para encender en mí la iluminación mental y tornar mi cuerpo saludable y lleno de energías físicas, necesito abrir todos los canales vitales que se encuentras obstruidos...
Hoy continúo caminando por los senderos del corazón... Me sumerjo cada vez más...
más... más... Ahora veo una imagen que me ata... que me perturba...
Esa imagen no sale de mi cabeza y me angustia...
Tengo miedo de perder su amor... Tú eres mi amor y mi tortura...
¡¿Puede ser eso?!
En este día de desierto místico, calmo mi mente...
Dejo que la paz me envuelva más y más... Ahora que mi mente está tranquila, lúcida,
serena, elevada, te pongo a ti ante mí y te envuelvo en un círculo de Amor Divino.
Eso es todo lo que necesito para sentirme en paz,  seguro, liberado.
Reconozco que el AMOR no tiene nombre ni se localiza.
El amor simplemente es. Aunque se modificasen las piezas del juego de ajedrez humano,
el amor siempre es en mí. Porque Dios es en mí. Y Dios es AMOR.
Por lo tanto, la fuente está en mí.
De ahora en adelante me sentiré seguro, en paz. Mi corazón está repleto de amor y el amor es el imán más fuerte del universo. El imán atrae.
Si mi imán no pierde su fuerza, nunca dejará de atraer. Si yo soy casado, incendio mi imán en el amor
divino y tengo la seguridad absoluta de que mi compañero(a) se sentirá siempre atraído por mí.
Si yo soy soltero, mi imán divino está atrayendo el verdadero Amor de mi vida.
Si mi camino es otro y no el casamiento, la Fuente Infinita de amor, que existe en mi corazón, reunirá las multitudes que beberán de mi agua bendita.
Entonces yo jamás me dejaré perturbar. Expulso el miedo de adentro de mi corazón. Estoy liberado, iluminado, lleno de amor. Sin dudas ni miedos. Lleno de amor. El Poder Infinito se manifiesta en mí por la Ley del Pedid y Recibiréis. Esta Ley significa una razón esencial más de mi serenidad interior.
De mi serenidad interior.

Día 8 -Liberación de los complejos del corazón 
Ahora descanso en este oasis de mi desierto espiritual y místico. Mi
caminata por el sendero de mi corazón es maravillosa. Calmo mi
mente... Aquieto las emociones...Me sumerjo más y más en las
profundidades de mi corazón. Como mi corazón ahora está lindo...
florido... perfumado...
Oh, aún veo manchas oscuras...
Son los complejos, traumas y experiencias negativas del pasado que permanecen ahí como puntos oscuros. Agito esas manchas para que salgan a la superficie. 
Las encaro tranquilamente una por una. No están tan pegadas como yo pensaba...

14
Me doy cuenta de que sólo me asustaban porque nunca las había mirado de frente. 
Las examino con madurez, desde arriba, y veo que a pesar del lado malo, hasta me trajeron enseñanzas útiles para la vida. 
Me ayudaron a madurar más rápidamente y a aprender mejor.
Derramo el detergente del amor sobre esas manchas. Están diluyéndose,
diluyéndose... diluyéndose... Desaparecieron.
Ahora me río, complacido, de mis antiguos complejos. Me siento seguro, liberado, con el corazón liviano. Mi corazón está cristalino. Ahora puedo abrir de par en par las ventanas del corazón y dejo que todos miren hacia adentro porque no tengo complejos. De ahora en adelante, soy una
persona libre y mi corazón está todo iluminado, por eso mi jardín interior es el propio reino de los Cielos, en el que me gusta quedarme.
Y a todos les gusta estar. Ventanas abiertas...Corazón
límpido...Flores coloridas...Perfumes embriagadores...Mi corazón es
el paraíso.¡El paraíso!

Día 9 -Día del Perdón 
Este día es muy importante para mí, por eso dejo que una suave
niebla reconfortante descienda sobre mi corazón.
Estoy calmo... Muy calmo... En paz...
Abro de par en par mi corazón. El sol golpea de lleno.
Todos los escondrijos se iluminan.
Puedo ver algunas marcas de heridas: son las personas que lastimaron e hirieron mi corazón.
Me hicieron sufrir tanto que no pude perdonarlas.
¡Ah, cómo sufrí cuando me lastimaron! Mi corazón sangró...
¿Cómo puedo perdonar? Sin embargo, ahora recuerdo la figura sabia y noble del Divino Maestro, respondiendo a aquel que, antes que yo, tenía el mismo problema:
"Perdona no sólo siete veces, sino setenta veces siete".
Setenta veces siete, cuatrocientas noventa veces. Qué vida ésta, para mí son solamente uno, o dos, o tres perdones que no quiero dar. Es tan poquito... ¿Por qué no perdonar?
Si yo no perdono, el perjudicado soy yo, pues cada vez que niego el
perdón, reabro la herida y ella continuará sangrando.
Continuará sangrando hasta que yo resuelva cerrarla definitivamente con la pomada del perdón.
Ahora veo claramente que ya no es más el otro quien me está lastimando, sino que soy yo mismo que me estoy lastimando cada vez que recuerdo el problema. Eso es una tontería.
Claro que ahora quiero perdonar a todo y a todos. En este instante
quiero curar todas las heridas de mi corazón. Soy yo y no otro el causante de esas heridas.
Esto es tan verdadero que, si el otro me pide perdón y yo no perdono, mi herida continúa sangrando. Aunque el otro se haya redimido y sea hoy la criatura más santa del mundo.
Sólo yo puedo sanar la herida de mi corazón.
Perdonando. Las heridas de mi corazón sólo existen hoy porque las reabro todos los días.

15
Pero ahora estoy decidido. Sólo quiero mi salud mental, espiritual y
física, por eso me perdono y perdono a los otros. Sí, perdono
principalmente a mí mismo por el mal que causé a mi corazón. Perdono
a los otros. A todos. Atiendo mi deseo, sé que mi corazón enseguida
obedece y perdona, tanto que a partir de este momento todas las
heridas están curadas.
Ya no siento dolor, ni sufrimiento, ni malestar. Siento, eso sí, un
gran alivio, una sensación suave de paz y una dulce emoción de amor
y de ternura. ¡Qué lindo y saludable está mi corazón! Bienaventurado
este día, porque un gran milagro se produjo en mí. Mi corazón está
curado. Completamente curado.

Día 10 -Liberación del corazón frio 
Este es el último día de esta inolvidable jornada a través de los
caminos de mi corazón. Quiero, hoy, recorrer más lentamente mi
corazón, para ver si todo está iluminado. Abro todas las ventanas y
puertas. Dejo que el sol brille en todos lo rincones. En todos los
compartimientos.
Oh, estoy sintiendo que un aire helado está saliendo de algún lugar
oscuro del corazón. ¿De dónde? Ah, era ese frío gélido que me hacía
mal, impidiendo que las flores brotasen en algún rincón... Era, por
eso que, a veces, yo me sentía una persona fría, mala, helada, sin
compasión, sin cariño. Era esa frialdad que subía por los
compartimientos oscuros, que me hacía insensible, endurecido...
Ahora entiendo que tenían razón las personas que, a veces, decían
que yo tenía un corazón frío como los hielos del Polo Norte.
Abro, entonces, todos los compartimientos del corazón totalmente para
que el frío desaparezca; sí, que desaparezca para siempre. El sol
del amor alcanza ahora todos los espacios de mi corazón...
Mi corazón se está iluminando y calentando... Qué calidez
deliciosa... ¡Nunca había sentido esta sensación tan agradable y tan
deliciosa! La vida se está renovando en mí, porque calor es vida. Mi
corazón ya es un nuevo planeta, tan lindo como el paraíso. Mi corazón
es el reino de los Cielos. Ahora sí las personas sentirán un inmenso
deseo de aproximarse a mí, porque mi corazón las atrae. ¡Ah, qué
feliz me siento! Es como si hubiese volado desde los hielos polares
hacia la región más agradable, amena y bonita del mundo. Bendito este
día, porque la vida renació en mi corazón.
Es un paisaje deslumbrante... La Luz Infinita consigue penetrar en
todas las dimensiones de mi corazón y la felicidad desborda en mí.
Mi corazón está feliz, por eso yo estoy feliz. Feliz. Muy feliz.

16

III ETAPA: LIBERACIÓN DEL CUERPO

Día 1 -Yo Soy mi Cuerpo 
Estoy entrando, con mucha alegría y paz, en esta tercera etapa de mi
desierto místico. En esta fase de diez días limpiaré mi cuerpo de
toda enfermedad porque la enfermedad me impide expresarme en el
universo como verdadero hijo de Dios.
Yo soy mi cuerpo. Si mi cuerpo está enfermo, yo también estoy
enfermo; o, porque yo estoy enfermo, mi cuerpo está enfermo. Dios me
imaginó y me creó perfecto, porque en Dios no existe falta de armonía
ni imperfección.
Por lo tanto, esta imagen mía actual enferma es la imagen que yo creé
y no la que Dios creó. En otras palabras, es una imagen falsa,
irreal, inverosímil, no pertenece a mi verdadera identidad.
Quiero liberarme hoy mismo de esta máscara. Quiero oír la palabra de
Jesús, que me dice: "Sed perfectos como vuestro Padre es perfecto".
El Padre, que me creó, es perfecto. El Padre, que está dentro de mí,
en las profundidades de mi subconsciente, es perfecto. Si mi mente
consciente, mi Yo, está creando enfermedades por medio de
pensamientos, emociones, hábitos, creencias y sentimientos negativos,
es importante que yo vuelva a ser perfecto, sumergiéndome en la
Presencia Infinita, en la imagen verdadera y perfecta del Padre, que
está en mi interior.
Sé que sólo una mente sana produce un cuerpo sano, porque el cuerpo
es la respuesta de la mente, por eso ahora veo cómo fue bueno y
saludable haber limpiado mi mente y mi corazón en las etapas
anteriores. Ahora hago una alianza de amor y de armonía con mi
cuerpo. Retiro esa máscara que ocultaba mi verdadera imagen y me veo
perfecto, sano, fuerte y lleno de vida, como Dios me creó. Soy
perfecto como Dios me creó. Mi cuerpo es perfecto como Dios lo creó.
La Luz Infinita creadora ilumina y energetiza todo mi cuerpo. Saludo,
aquí con alegría, mi verdadera Realidad.
Nuevas energías recorren todo mi ser porque la Fuerza Divina ya se
está manifestando en mí y yo me estoy aproximando a mi verdadera
imagen física, trazada por Dios, con absoluta perfección y con el más
sofisticado arte. Yo soy perfecto porque, en mi mente, me veo
perfecto. Mi mente creó el cuerpo, como también las modificaciones
negativas del cuerpo.
Mi mente ahora por la energía infinita de Dios, inmanente en el
subconsciente, está recreando mi cuerpo y colocándolo en su legítimo
modelo original. Contemplo con alegría y entusiasmo mi cuerpo
perfecto. Sí, mi cuerpo perfecto. Perfecto.

17

Día 2 -Dios no me mando la enfermedad 
En este día quiero eliminar de mi mente algunos equívocos que impiden
mi curación. El primer equívoco es mi creencia de que Dios me mandó
la enfermedad. Dios es mi Padre. ¿Qué padre, en este mundo, sentiría
placer en mandar un cáncer o una ceguera a su hijo? Por el
contrario, veo padres gastando lo que tienen y lo que no tienen para
liberar a los hijos de cualquier problema de salud.
"Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a
vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre que está en los Cielos no
dará cosas buenas a los que las pidieren." (Mt.7, 7-12.) Jesús ya
enseñaba esto hace dos mil años. El padre celestial está en mi
interior. Mi espíritu es, en su origen, espíritu santo.
Cuando yo huí de la presencia de mi espíritu santo, huí de la salud.
Es que yo fuí el Caín de mí mismo, y no Dios. Necesito creer que Dios
no manda enfermedades ni para mí ni para nadie. Este es el absurdo de
los absurdos.
Aun porque si fuese Dios quien me mandara la enfermedad para expiar
mis pecados, sería ir contra Dios buscar un médico o un remedio para
curarme. Tendría que dejar que la enfermedad continuase de acuerdo
con los designios de Dios, sin desviarla de su curso normal. Percibí
la contradicción.
Mis errores y pecados no ofenden a Dios, porque si
Dios pudiese ser ofendido, no sería Dios. Mis errores y pecados me
ofenden a mí mismo y atentan contra la perfección que está en mí. En
este caso si, yo podría decir que mis errores y pecados atentan
contra Dios en mí. "Sed perfectos como vuestro Padre es perfecto."
Me vuelvo ahora hacia Dios en mí mismo, hacia la Presencia Infinita,
hacia el Padre que desea dar a mi mente y a mi cuerpo el espíritu de
la perfección. "El Espíritu es fuerte". Mi Espíritu está volviendo,
por la acción divina, mi cuerpo fuerte, perfecto y sano. Mi cuerpo
está siendo recreado y la energía infinita está produciendo la
renovación y la revitalización de todas las células del cuerpo. Me
concentro en esta Verdad.
Visualizo la Luz Infinita proyectándose en todo mi cuerpo,
principalmente en las partes más oscuras y enfermas. La Luz Divina
está curándome. Curándome. Curándome.

Día 3 -Dios no Castiga 
En este tercer día de desierto místico entro en los caminos de mi
cuerpo. Necesito limpiar todos los canales que impiden mi curación.
Un canal que está obstruyendo el flujo curativo es la idea que yo
tengo de que Dios me castiga, por mis errores y pecados, a través de
enfermedades. Si yo creo que debo soportar las enfermedades como
castigo de Dios, estoy, con ello, cerrando los canales a la
curación. Todo mi ser clama por la salud, pero mi mente proclama la
enfermedad, porque la entiende como acción divina que castiga mis
males.
18
Pero si fuese verdad que Dios me manda enfermedades para que yo expíe
mis errores y pecados, no debería buscar los recursos de la medicina
porque, entonces, estaría yendo contra Dios...
Por otra parte, si las enfermedades fuesen castigo de Dios, habría
una contradicción y un conflicto entre Dios, que manda la lepra, la
ceguera, la mudez, la parálisis, y Jesús que, por el poder de Dios,
curó esas mismas enfermedades y tantas otras, según lo relatan los
evangelios. ¿Entonces, Dios me castiga? ¿Por qué? ¿Cuál es su
intención? ¿Creo yo que mi pecado irrita, entristece y modifica algo
en Dios? Si eso fuese posible, Dios no podría ser feliz, por causa de
los pecados de la humanidad. En consecuencia, no sería Dios. En
realidad, mi pecado jamás alcanza a Dios. Hasta sería una
pretensión...Mi pecado, mi error, mi negativismo me alcanza a mí
mismo, por la simple razón de que toda acción produce una reacción.
Esta es la Ley del Retorno.
Mi enfermedad no es castigo, y sí el resultado de mi acción
negativa. Como dice el Maestro: "Todo árbol bueno produce buenos
frutos; todo árbol malo produce frutos malos". Mi mente positiva
produce frutos positivos en mí; mi mente negativa produce resultados
negativos en mí. He aquí la causa de las enfermedades. Todo simple
como el amanecer, todo claro como la luz del sol. En lugar de aplacar
a Dios, me corresponde aplacar hoy mi mente negativa causante de las
enfermedades. Elimino definitivamente de mí todo complejo de culpa.
Complejo y sentimiento de culpa no son nada más que pensamientos
negativos y nefastos. Para facilitar la desobstrucción de ese canal
de curación, ahora me perdono a mí mismo por última vez, por todos
los errores y males del pasado. Perdonar significa renunciar, por eso
sé que, para sentirme perdonado, debo renunciar a toda imagen de mis
errores, debo expulsar para siempre todo recuerdo negativo y
perturbador de los males pasados. Esto es lo que viene causando
tensiones y perturbaciones en mi cuerpo.
También perdono a los otros porque, si no perdono, estaré dejando
cerrados otros canales de curación y creando más enfermedades. Uso la
palabra perdonar como proceso de limpieza. Es como una energía
luminosa que abre todos los canales de la salud, permitiendo que el
flujo vital recorra con intensidad todos los átomos y células de mi
cuerpo. Ahora me siento más aliviado y mi cuerpo menos tenso. La
salud comienza a manifestarse más rápidamente. Ya me siento más
dispuesto. Mi alegría interior está iluminando mi cuerpo. Tengo la
seguridad, en este momento, de que Dios quiere mi salud tanto como
yo. Nuestras fuerzas están unidas y la victoria es infalible. Antes
yo estaba impidiendo la acción curativa divina por mi creencia
equivocada. Ahora siento que el milagro divino ya se está produciendo
en mi cuerpo. Ya se está produciendo. Ya se está produciendo.

19
Día 4 -Hoy Elimino la causa de la enfermedad 
Continúo, en este día, caminando por el sendero de la salud física.
Este desierto espiritual y místico me permite entrar en contacto con
la Sabiduría Infinita de mi interior, con el Padre que opera en mí.
Sea yo culto o no, sé que existe una Sabiduría Infinita dentro de
mí, que se manifiesta más claramente en la medida en que entro en
estado de oración.
Me estoy sumergiendo más y más dentro de la inmensidad de mí ser. La
complejidad comienza a deshacerse y todo se está volviendo simple.
Me pongo a meditar. Si Dios no causa mi enfermedad; si Dios no
castiga a nadie; si mi cuerpo por ser energía inferior no puede
actuar por sí mismo, entonces deduzco que la causa de mi enfermedad
está en mi mente.
Por la situación de mis experiencias veo que es así: percibo que mis
pensamientos depresivos me quitan las fuerzas y me abaten
físicamente; noto que mi rabia produce alteraciones en mi cuerpo;
verifico que mis penas producen malestar físico; siento que los
miedos se traducen en tensiones físicas; observo que las
preocupaciones crean úlceras, hipertensión, infartos y otras
enfermedades; veo que el conflicto entre mis deseos y la realidad
tensiona los nervios; observo que pensamientos angustiantes me
aprietan la garganta y producen males físicos; descubro que la
cólera puede producir graves lesiones físicas; y así sucesivamente,
sucesivamente, sucesivamente...
No es sin razón que se dice que las enfermedades son provocadas por
pensamientos negativos, por sentimientos negativos, por emociones
negativas, por deseos negativos, por creencias negativas, por
imaginaciones negativas, por hábitos negativos y por la influencia de
ambientes negativos en mi mente.
Imagino una selva verde, bonita, florida, exuberante, en un día de
sol. Es una selva saludable. Imagino ahora esta selva azotada por un
viento violento: árboles que se caen, flores que se despedazan,
troncos que se parten, la tierra que se abre, raíces que cambian de
lugar, en fin, una calamidad general.
Mi cuerpo es la selva más linda y perfecta, si puedo hacer tal
comparación. Pero esta selva maravillosa se convierte en una
calamidad cuando es azotada permanentemente por los vientos de mis
pensamientos negativos. Este es un paso por demás importante en el
camino de mi salud: limpio ahora total y definitivamente mi mente
de toda especie de negativismo.
Sé que Dios está en mí, por eso la Fuerza y el Poder Infinito están
en mí y siempre atienden mi pensamiento. No tengo más motivos de
preocupación ni de perturbación. Soy positivo, positivo, positivo.
Soy alegre, optimista, tranquilo, bondadoso, feliz, seguro de mí,
valeroso, lleno de confianza, imperturbable, exitoso y positivo,
positivo, positivo.

20
Es que abrí todos los canales de la curación. La fusión de las
energías positivas mentales con las energías físicas existentes aún
en mí y reactivadas por los remedios está creando rápidamente mi
salud total. Yo siento, desde ya, este flujo vital.
¡Qué bien me estoy sintiendo! Estoy sintiéndome bien.
¡Estoy sientiéndome bien!

Día 5 -Sangre saludable 
Hoy me vuelvo nuevamente hacia mi cuerpo. Mi cuerpo es mi expresión
exterior, es mi identificación en el universo, por eso deseo que él
sea la expresión de la armonía universal. Comienzo ahora a recorrer
la corriente vital que energética todo mi cuerpo a través de mi
sangre.

Yo te bendigo, sangre de la vida! Yo te ilumino, sangre bienhechora!
La luz infinita de la Vida está iluminando ahora mi sangre.
Visualizo mi sangre toda iluminada de un rojo vivo...
Visualizo mi sangre rejuvenecida, fuerte, saludable...
Mis arterias son maravillosos canales de luz intensamente roja.
Es mi sangre revitalizada con cinco millones de glóbulos rojos y
cinco mil glóbulos blancos por milímetro cúbico de sangre. Mi
laboratorio mental está calculando doscientas mil plaquetas por
milímetro cúbico de sangre.
Mi sangre ahora está perfecta, revitalizada, fuerte, energetizada.
Todo perfecto. La vida fluye a través de mi sangre renovada. Todas
las toxinas, impurezas, infecciones, virus y bacterias indeseables
están siendo expulsadas por mi sangre, que actúa impulsada por la
Fuerza Infinita.
La Energía Creadora de Dios está encendiendo mi sangre y ella
continúa iluminando, limpiando, calentando, defendiendo, protegiendo,
renovando, recreando y produciendo el milagro divino de mi salud
total. ¡Sangre bendita, canal de la Vida Infinita en mi cuerpo, eres
fuerte, eres pura, eres saludable, eres energía, eres poder! ¡Sangre
bendita, eres el árbol de la vida en mí!
¡Sangre bendita, eres el río divino que baña el paraíso terrestre de
mi cuerpo! ¡Sangre bendita, eres la corriente vital que trae a mi
cuerpo todas las energías benéficas del universo! ¡Sangre bendita,
eres el milagro renovador de mi vida física!

Día 6 -Mis órganos son perfectos 
Comienzo ahora una aventura emocionante, pues recorreré los caminos
de todos mis órganos y contemplaré la maravilla divina en cada uno.
Si algún órgano estuviere enfermo, trataré de curarlo ahora mismo,
para que también en él yo pueda ver la estupenda ingeniería divina.
Si yo no creyese en Dios, bastaría contemplar la extraordinaria
armonía, energía e inteligencia que existe en los cerca de quince
21

billones de células electromagnéticas que forman mi cerebro...
Mis órganos son la propia expresión de Dios. El Creador los hizo
perfectos, por eso los desea perfectos, funcionando en el justo y
recto orden divino. Atraigo ahora un inmenso destello de Luz
Infinita, que surge de Dios y del universo y que cae sobre cada
órgano de mi cuerpo...
Pido perdón a los órganos enfermos por las violencias que practiqué
contra ellos. También perdono a cada órgano por haber salido de su
verdadera órbita, perjudicándome.
Ahora abro todos los canales para que la Luz Infinita Curadora caiga
sobre cada órgano de mi cuerpo: el cerebro... los ojos... los
oídos... el rostro... la nariz... la boca... la lengua... los
dientes... las encías... la garganta... el cuello... los pulmones...
el corazón... el estómago... el duodeno...
el hígado... los riñones... el bazo... el páncreas... la uretra... el
uréter... la próstata... la vejiga... la vesícula... el esófago...
los intestinos... la columna vertebral... los senos... los
ovarios... las trompas... el útero... los órganos sexuales... las
caderas... los muslos... las rodillas... las piernas... los pies...
los hombros... los brazos... las manos...
Ahora proyecto la Luz Curadora Divina sobre el órgano más necesitado.
(Permanezco tres minutos en irradicación.) A partir de este instante
contemplo la perfección divina en mí. Mi salud es perfecta. Mis
órganos funcionan maravillosamente bien. "¡Me siento feliz!" Bendigo
la maravilla divina de mis órganos. Bendigo cada órgano y entro en
comunión de salud, alegría y vitalidad con cada uno de ellos. Todos
los órganos son ahora una familia unida que se entiende
perfectamente. Gracias. ¡Gracias!

Día 7 -Huesos Perfectos 
En este día, me dedico aún a la salud física. Calmo mi mente y
comienzo a penetrar en el interior de mi cuerpo. Veo mi sangre
iluminada y perfecta. Veo todos los órganos funcionando en armonía,
en una sincronía tan bonita como el más perfecto de los relojes. Veo
algunos huesos estropeados y pido perdón. Veo algunas articulaciones
en estado un tanto precario y pido perdón. Veo todo mi esqueleto
iluminado con la luz blanca de la transparencia espiritual. Es la
energía infinita de Dios que se proyecta en todos los huesos de mi
cuerpo.
Todas las enfermedades óseas, quebraduras, debilitamiento, defectos,
se están diluyendo, porque ahora la luz blanca infinita de Dios está
purificando iluminando, rehaciendo, moldeando, reforzando, ligando,
ajustando, limpiando, rejuveneciendo cada hueso de mi cuerpo. Mi
cuerpo es obra de Dios. Mis huesos son los fundamentos de mi cuerpo,
por lo tanto los quiero fuertes y perfectos. Dios, que es la Vida en
mí, también los quiere de esa manera, para que su obra sea perfecta
y admirada en mí.

22
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo

Siento, desde ya, el milagro de la salud en los huesos. Los veo
perfectos y resplandeciendo con una luz blanca de energía infinita.
¡Qué maravilla! ¡Estoy feliz! Y muy agradecido. Porque ahora puedo
caminar, correr, acostarme, sentarme, mover todo el cuerpo y cada
parte del cuerpo.
Es la acción divina del Poder Infinito de Dios en mí. Durante todos
los días anteriores abrí los canales de la curación, por eso ahora
todo sucede en forma simple, tan simple como lo es la luz del sol
que fortalece y vivifica las plantas.
Bendigo mis huesos. ¡Y entro en comunión con la perfección infinita
en mis huesos!

Día 8 -Nervios, Músculos, Piel 
Continúo hoy la caminata de mi perfección física. Dejo que mi mente
descanse, se calme. La paz de los lagos de las montañas me invade y
yo siento un profundo bienestar. Deseo ahora que mi mente absorba
todos los átomos de mi ser. Me siento como una antorcha de luz que va
recorriendo el interior de mi cuerpo para revitalizar y calmar los
nervios, rehacer los músculos y recrear la piel en el orden divino,
recto y justo.
La Luz Infinita ilumina todos mis nervios, que se están soltando,
liberando y tranquilizando. Pido perdón a mis nervios por tantas
agitaciones y tensiones que provoqué hasta aquí, y perdono a los
nervios por haberme hecho una persona tan nerviosa. Ahora estamos en
comunión de amor y de buen entendimiento. Yo necesito de ustedes,
nervios, y ustedes necesitan de mí: estamos, por lo tanto, unidos,
muy unidos, en una dulce paz. Proyecto una vez más la luz recreadora
divina sobre los nervios y los veo perfectos, distendidos,
saludables y tranquilos.
Hago ahora una visita a los músculos, esta familia tan importante
para mi cuerpo. Ilumino, con la luz de la energía infinita, todos
mis músculos, que a partir de este instante se están volviendo
fuertes, sanos y firmes. Voy ahora hacia el exterior de mi cuerpo y
penetro en cada átomo de mi piel. Sé que mis emociones negativas, que
mis complejos y traumas, que mis imaginaciones negativas y que mis
miedos te perjudicaron, piel, creando manchas, marcas, arrugas,
alergias y problemas. Pero aquí estoy para que hagamos las paces,
perdonar y olvidar el pasado.
Deseo que la Luz Creadora de Dios ilumine intensamente toda la piel,
tan intensamente que todo lo que no sea perfecto se aleje rápidamente
o se deshaga n este instante. Veo mi piel iluminada por la Luz
Infinita. Mi piel está límpida, purificada, perfecta, completa,
rehecha, suave y rejuvenecida.
La Luz Divina está lavando divinamente toda la piel. Lavando
divinamente. ¡Qué bien me siento! ¡Qué bien me siento!
23

40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo


Día 9 -Glándulas Perfectas 

Hoy mi caminata por el interior del cuerpo se va a detener en las
glándulas para conducirlas a la armonía y perfección. Aquieto la
mente... Descanso el espíritu... Y dejo que mi cuerpo se abra para
que yo pueda recorrer las glándulas e iluminarlas con la Luz
Infinita de la vitalidad.
Sé que las glándulas son importantes. Sé que son sensibles y fabrican
hormonas, secreciones y productos que se destinan al funcionamiento
equilibrado y sano de todo mi cuerpo... Les pido perdón, glándulas,
por las veces en que las llevé a producir sustancias indeseables en
momentos indeseables... Mi mente negativa perturbó el buen
funcionamiento de ustedes.
Pero ahora la Luz Divina está iluminando las glándulas salivales,
las glándulas lacrimales, las glándulas sebáceas, las glándulas
sudoríparas y las glándulas de las paredes internas del estómago...
Continúo recorriendo mi cuerpo e irradio salud
y vitalidad a la hipófisis en el centro de mi cráneo. Visualizo esa
glándula, del tamaño de una lenteja, toda iluminad, y los rayos de
energía divina se expanden desde la hipófisis hacia todo el cuerpo.
Derramo energía infinita sobre la tiroides, en el cuello, y la
tiroxina que mi tiroides está produciendo, en dosis justas,
restablece mi salud perfecta. Ilumino las paratiroides que están en
el lado interno de la tiroides, y esas glándulas están actuando
correctamente en mi beneficio. La energía divina está vitalizando las
glándulas suprarrenales situadas sobre los riñones, y la producción
perfecta de adrenalina está regulando divinamente todo mi sistema
nervioso simpático.
La Luz Infinita se derrama sobre los testículos (ovarios) y la
perfección se manifiesta en estos centros vitales. Ahora me dirijo
hacia las glándulas mixtas y bendigo mi páncreas. Bendigo este
laboratorio divino que está produciendo la insulina correctamente.
El azúcar está equilibrado en mi sangre y me estoy sintiendo cada vez
mejor. También bendigo mi hígado. Ahora mi hígado
está pleno de energía y funciona en el orden divino, recto y justo.
Ahora veo todas las glándulas en perfecto estado, controlando mi
salud, equilibrando el funcionamiento general de mi cuerpo y
estableciendo el orden en todos los órganos. ¡Glándulas queridas,
maravillas de Dios, reciban la Luz Infinita que las revitaliza! De
ahora en adelante trabajaremos juntos, en paz, con salud, en
armonía. Nuestra acción es positiva. Sé que ustedes son mis amigas
leales y correctas y las bendigo cada día de todo corazón.
De todo corazón.

24
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo

Día 10 -Cuerpo Perfecto 
En esta última jornada de la tercera etapa de mi desierto místico
caminaré feliz por todos los caminos de mi cuerpo, viendo en ellos
solamente la Presencia Infinita y la perfección del Creador. Jamás
puedo suponer que yo haya sido creado con defectos, porque en Dios no
existe incapacidad.
El Poder Creador, que realizó la maravilla de la constelación
estelar, que produjo la maravilla de las plantas y que estableció la
maravilla del orden universal, no podría fallar precisamente en el
momento en el que iría a crear la obra prima de la creación, el ser
de su propia especie divina, de su verdadera imagen y semejanza.
Sería inconcebible que justamente un ser de la estirpe de Dios
fuese creado con defectos, enfermedades y fallas, como sucede en las
industrias de muñecas.
Las fallas y enfermedades son humanas y no están en el proyecto
divino. Entonces, como hijo de Dios, me considero perfecto en el
cuerpo y en la mente y veo cualquier enfermedad o defecto como una
máscara, que no pertenece a la esencia de mi verdadero yo.
Veo todo mi cuerpo accionado por la energía infinita. Veo todo mi ser
inserto en la perfección divina. En nombre del Creador, determino la
perfección en mi cuerpo y contemplo en él la manifestación material
de Dios.
Yo soy perfecto. Mi cuerpo es perfecto. La salud habita en
mí y permanece en mí, porque eliminé las causas de la enfermedad.
Yo soy perfecto. Yo soy perfecto. ¡Perfecto!

IV Etapa: Mente Iluminada, Cuerpo Iluminado 

En la cuarta y última etapa, usted tendrá la mente iluminada, el corazón iluminado, el cuerpo iluminado; sentirá a Dios en usted mismo, descubrirá su propia grandeza, establecerá contacto
Poder Infinito en su interior, será positivo, perfecto, clentrará en el reino de los Cielos.

Día 1 -Mente Iluminada 

Con inmensa alegría, comienzo hoy la cuarta etapa de mi desierto
místico y espiritual. Me siento muy bien. ¡Nunca me sentí tan bien
como ahora!Estoy caminando hacia la iluminación total. Mi mente está
límpida, clara, pura como la fuente cristalina. Mi mente está lúcida:
tengo todas las condiciones para decidir acertadamente.
Mi mente es calma: camino tranquilamente, sin caer, y llego antes que
los otros. Mi mente abrió los canales de la inteligencia. Mi
capacidad se amplió hasta el infinito, mi memoria se abrió y amplió
todos sus límites. Siento en mí la seguridad y la auto confianza de
las personas decididas y vencedoras.

25
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo
Mi mente es fuerte y está por encima de las contrariedades y
agresiones externas. En otras palabras, mi mente está iluminada y se
expresa en la dimensión universal y cósmica. Esta es la plenitud del
ser humano. Esta es mi plenitud. Por eso entré en mi propio paraíso.
En mi paraíso.

Día 2 -Corazón Iluminado 
En este día, me sumerjo dentro de mi corazón sentimental y lo veo
todo iluminado. Sus rayos dorados de luz llenan mi vida de amor. Mi
corazón es todo amor, por eso me siento maravillosamente bien aquí y
en cualquier lugar. Corazón bendito, eres la fuente inagotable del
amor. Eres la fuente de mis emociones positivas. Eres el lago dorado
de mi vida. Corazón bendito, tú me envuelves en la ternura y en la
dulzura. Tú me muestras la bondad del rostro ajeno. Corazón bendito,
tú revelas la felicidad que en mí existe.
Corazón iluminado, eres mi compañía adorable, eres el placer de mi
vida. Corazón iluminado, eres el puente divino que me trae el amor de
la humanidad. ¡Corazón iluminado, tu luz ilumina todo el universo!
A partir de hoy vivo la plenitud del amor. Yo soy amor. Todo en mí es
amor. Sólo amor. Nadie más perturba mi corazón, porque él es el sol
infinito del amor. Jamás una pena, una ofensa, una calumnia, una
traición, podrán borrar ese amor inmenso e infinito que existe en mí.
Mi corazón es todo amor, por eso nunca más tendré miedo de quedarme
sin amor ni de vivir en la soledad. Yo me amo, yo amo a mi corazón y
nosotros dos somos uno en el amor para siempre.
Amanezco lleno de amor y me duermo lleno de amor. El amor me ilumina,
ilumina a las personas que están a mi alrededor e ilumina el
universo. Yo soy amor. Yo soy AMOR. AMOR.

Día 3 -Cuerpo Iluminado 
En esta jornada inolvidable y linda de mi desierto místico, en busca
de la iluminación mental y de la salud física, me vuelvo hacia mi
cuerpo y veo la luminosidad divina impregnándolo de energías físicas.
La misma energía que antecedió a la creación del mundo está recreando
todo mi cuerpo, dejándolo resplandeciente y perfecto, como si la
resurrección de Jesús se hubiese operado en mí.
Las enfermedades ya están lejos de mí. Yo soy hijo de Dios perfecto
y, en nombre de Dios, proclamo una vez más la perfección de mi
cuerpo. Mi cuerpo es una fiesta de luz. La energía del amanecer
inunda mi cuerpo y lo siento liviano, muy liviano. Todos los órganos
funcionan renovados. La sangre está iluminada por un rojo vivo y está
llevando energía, vitalidad y salud a todas las partes del cuerpo.
Los huesos están iluminados: los nervios están iluminados; los
músculos están iluminados; la piel está iluminada; las glándulas
están iluminadas. Mi cerebro está todo iluminado.

26
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo
Mi cuerpo ahora es un sol divino de luz y cada átomo contiene la
propia energía del universo. Estoy sano, sano, sano. ¡Muy sano!

Día 4 -Dios en Mí 
Este es un gran día. Hoy descenderé a las profundidades de mí mismo.
Calmo mi mente, aquieto mi corazón, silencio mi cuerpo. Y me quedo
escuchando. Una voz comienza a manifestarse en las profundidades de
mi mente interior. Estoy emocionado. Me siento en la misma vibración
cósmica de todo el universo. Y veo que todo el universo está en mí.
Más que eso, ahora yo soy el universo.
El tiempo se diluyó y yo soy el gran río hacia donde desembocan
juntos el pasado, el presente y el futuro. Mi dimensión alcanza la
dimensión universal. Percibo que yo y la Verdad somos una sola
unidad. Estoy liberado, engrandecido, y mi mente está clara como la
Fuente Divina.
Esta es la etapa en que la Sabiduría Infinita se manifiesta en mí.
Ahora entiendo la afirmación del gran Maestro Jesús: "Yo y el Padre
somos uno". Es por eso que Él frecuentemente se retiraba hacia el
desierto interior de sí mismo, en las noches del Huerto de los
Olivos y del lago de Genezaret.
Yo y el Padre somos uno. En mí sólo existe el Bien. Porque en mí
existe Dios. Sólo Dios. Todo en mí es Dios. Yo y el Padre somos uno.
¡Yo y el Padre somos uno!

Día 5 -El Poder Infinito en Mí 
Esperé ansiosamente este día. Ya no me siento más pequeño, ni débil,
ni indefenso. Existe en mí la dimensión divina. La Presencia Infinita
está en mí. Hoy tengo la seguridad de que mi palabra tiene el poder
de Dios, porque yo y Dios somos uno: lo que yo quiero, Dios quiere en
mí; lo que Dios puede, yo puedo.
Bienaventurado soy yo, que recibí las llaves del Poder Infinito: todo
lo que yo una, será unido; todo lo que yo desuna, será desunido. Con
esas llaves abriré las puertas de una nueva vida, más alegre, más
abundante, más saludable, más agradable, más inteligente,
más positiva, más poderosa, más servicial, más confortable y más
feliz. Yo tengo el poder de la palabra. Siento más clara que nunca la
verdad de esta ley universal enseñada por el sabio Jesús:

"Todo lo que pidiéreis al Padre, en oración, creyendo, lo
ALCANZAREIS". Yo soy el Poder. Yo soy el Poder.

Día 6 -Yo Soy La Luz 
Ahora todo es luz en mí. Como Jesús me dijo: "Camina en la Luz".
La luz que me ilumina es la luz que ilumina mis caminos. Ahora
entiendo la profundidad de esta afirmación del Maestro: Yo soy el

27
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo
Camino, la Verdad y la Vida. Quien camina en mí no camina en las
tinieblas. Camino siempre por la senda de luz: el presente, el pasado
y el futuro no measustan. Sólo las tinieblas asustan, pero yo camino
en la Luz. Todas las fuerzas de las tinieblas se diluyeron ante la
energía explosiva de luz que me circunda. Y mi luz ilumina a los
otros. Todos bendicen mi presencia. Y mi luz ilumina el mundo; y el
mundo bendice mi presencia. ¡Bendita luz que me ilumina!
Yo soy la luz.

Día 7 -Yo Soy Positivo 
Finalmente derribé todas las barreras que me impedían ver a Dios cara
a cara. Ya sonrío complacido a los negativismos y miedos del pasado.
Ahora yo soy positivo. En este instante tengo la visión clara de que
el negativismo no pasa de ser un engaño, una ilusión.
Es nada más que un bluff sin sentido. Porque el Bien siempre existe
en mí. Para mí ahora es simple y fácil ser positivo y ver el lado
positivo de las personas y de las cosas. Yo soy positivo y me siento
alegre, confiado, decidido, iluminado, sonriente y liviano. Mi vida
está siempre soleada.
Yo soy positivo porque el Poder Divino y la Sabiduría Infinita me
orientan y me guían. Estoy liberado y saludable, porque yo soy
positivo. Yo soy positivo. Totalmente positivo. Solamente positivo.

Día 8 -Yo Soy Perfecto 
Ahora que me sumergí en las profundidades de mi ser recibo con toda
claridad el mensaje sabio y místico del Maestro Jesús: "Sed perfectos
como vuestro Padre es perfecto".
Entendí que yo sólo puedo ser perfecto como el Padre cuando, en
realidad, me vuelvo UNO con el Padre. Sólo así la perfección del
Padre es en mí, porque "no soy yo que vivo, es el Padre que vive en
mí". El Padre es mi perfección, porque su presencia me colma
íntegramente. ¡Ah, qué maravilloso es sentirse en unión y comunión
con el Padre!
Ahora me veo a mí mismo con ojos divinos; veo mi cuerpo con los ojos
perfectos de Dios; por lo tanto, no existe enfermedad en mí, ya que
la enfermedad no existe en el Padre.
Veo a cada persona con los ojos del Padre. Veo el mundo con los ojos
del Padre. He ahí por qué el mundo es lindo y este planeta es mi
paraíso. El mal jamás podrá alcanzarme, parta de donde fuere, porque
la Perfección Infinita no puede ser tomada como blanco por la
imperfección. La perfección es lo MÁS y la imperfección, que es lo
menos, nunca tiene fuerza para alcanzar a la Perfección.
Ahora yo soy seguro de mí, soy tranquilo, tengo confianza en mí
mismo, soy valeroso, soy benigno y soy comprensivo. Mis ojos son
simples y me hacen ver con limpidez todo y a todos.

28
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo

Estoy en comunión con la perfección de mi Padre en mí. 
Yo soy perfecto. Perfecto.

Día 9 -Día de Clarificación 
En este penúltimo día de desierto místico y espiritual, miro hacia
atrás y veo la maravillosa caminata que realicé. Estoy feliz porque
todo mi ser se abrió a la Luz Infinita. Ahora todo es simple y claro
en mí. Dios es en mí.
El presente, el pasado y el futuro son mi propia respuesta. La salud
ya existe en mí por la acción del Poder Recreador de mi
subconsciente. Mi mente consciente y subconsciente están en armonía y
yo siento la Presencia infinita en mí, tal como decía Jesús:
"Cuando dos estén orando en armonía, ahí estaré yo". Estoy iluminado.
"Aquel que crea, hará no sólo las cosas que yo hago, sino que las
hará aun mayores". Mi clarificación mental está levantando el velo de
este misterio. Sé que Jesús decía la Verdad. Mi dificultad consistía
en acertar el camino y encontrar la puerta.
Estoy iluminado y esta luz me da acceso a los arcanos, a los
misterios y a las enseñanzas de Jesús. Pero, de manera especial, esta
clarificación interior me trae la paz y la alegría.
¡Clarificación! Luz interior. Sabiduría de Dios.
¡Visión interna! Verdad universal. Dios en mí.

Día 10 -El Reino de los Cielos 
La gran seguridad de que caminé por la senda correcta durante esta
inolvidable jornada mística es ésta: llegué al reino de los Cielos.
"El reino de los Cielos está dentro de nosotros mismos." Sí, está en
mi interior. Llegué a mi reino de los Cielos. La felicidad estalla en
mí. ¡Y estoy más feliz que nunca! Este mundo es el reino de los
Cielos. Cada persona es el reino de los Cielos.
Estoy feliz. Feliz. Feliz. Mi rostro tiene la sonrisa del infinito.
Mi corazón sonríe de amor. Mi mente es el reino de los Cielos.
Mi cuerpo es el reino de los Cielos.
Extiendo las manos a la humanidad y canto de la mano, con todos, la
divina canción de la felicidad. Respiro la felicidad. Vivo la
felicidad. Yo soy la felicidad. Mi alma está resplandeciente como las
mañanas límpidas de sol. ¡Felicidad! ¡Felicidad! ¡Estoy en el reino
de los Cielos!

29
40 días para Sanar Mente, Alma y Cuerpo

Meditación MENSAJE PARA EL AMANECER 
por Lauro Trevisan

Un ángel resplandeciente, espléndido... te abraza intensamente y en
ese abrazo te enseña a zambullirte en la energía de Dios.

Cierra los ojos, déjate llevar hacia las alturas. En este lugar
comprendes y aceptas, en este abrazo puedes entregar tus penas y
pedir lo que necesites a Aquel que es la Fuente del Amor, a Dios.

Cierra los ojos... déjate llevar hacia tus profundidades, también
allí está el abrazo del ángel y Aquel que es la Fuente de Amor. Dios.


El Arcángel Gabriel es el que te muestra su AMOR.
                                                           www.laurotrevisan.com.br